77A2B33F-201D-4AD6-8961-7040F077B540

Vamos a importar nuestro verano. A la vuelta de las vacaciones es un clásico que se produzcan llamadas pidiendo ayuda por un empeoramiento en la relación. Pero muchas veces cuando el verano es malo para la pareja es porque ya antes de verano había cosas muy torcidas que en un periodo intenso de convivencia no hacen más que empeorar. Sin embargo para la mayoría el verano es una época en la que estamos más relajados, más descansados con más posibilidad dedicarnos tiempo el uno al otro. Éstos días he tenido la suerte de poder hablar con mis queridas parejas, en su mayoría vienen muy contentos del verano, han disfrutado el uno del otro. Por eso creo que tenemos que pensar cómo hacer para traer esos buenos momentos que hemos pasado juntos al curso, al invierno al ritmo habitual.
Es posible, ¡claro que es posible! No podemos renunciar a eso, no podemos claudicar a todo lo que se nos viene encima. Nosotros dos somos lo más importante y por eso en estos días de arranque de curso, es muy bueno plantearos en qué momento de la semana vais a estar solos los dos, lo ponéis en la agenda, lo presupuestáis Y lo peleáis semana tras semana sin dejar que los trenes mercancías de la vida os arrollen como pareja. Recordad, tened muy presentes esos buenos momentos que habéis pasado juntos y vivid de ellos a lo largo del año.