El primer Post del año parece que necesariamente tiene que hablar de propósitos del nuevo año. En nuestro caso serían propósitos referidos a tu relación de pareja, para mejorarla, para hacerla crecer, para protegerla de tantas malas hierbas que se nos meten…
Y yo no quiero ser la excepción, pero me voy a centrar en un único propósito: regálate un tiempo, 15 o 20 minutos, para reflexionar, para pensar en algo que quieras mejorar en tu vida de pareja. Relájate y piensa con calma, con hondura, con detenimiento, sin prisa, fíjate que he puesto un horizonte temporal corto para que nadie se agobie, pero también os digo que si quieres estar más tiempo mucho mejor!
Después pasa a la fase de con concreción: mira de qué manera puedes poner patas a ese buen objetivo. Establecer una meta fácil, asequible y revisable. Quiero decir que tú mismo puedas verificar si estás o no yendo por ese camino.
No se trata de hacer propósitos por hacer propósitos de Año Nuevo, sino de aprovechar el arranque del año para mirar con mucho mimo a tu relación y cuidarla más, querer cuidarla más este año. Para eso no hay como dedicarse ese tiempo de reflexión en silencio tranquilo y fecundo.
Te deseo un gran 2022.