Recuerdo que hace años hicimos un curso para parejas en el que analizábamos casos para sacar consecuencias y aprender. 
Sandra solía comentar invariablemente:
“tienen un problema de comunicación”
Y nos reíamos, pero tenía razón. Es absolutamente habitual que los problemas en la pareja tengan una raíz en la falta de comunicación. Así que está clara la prevención no? 
Y no es tan sencillo como pueda parecer, en primer lugar hay cuestiones de carácter: los hay más reservados incluso crípticos.Luego están los ritmos de vida, horarios, distancias… 
Y puede ocurrir que vivamos en un semi aislamiento. Y si, probablemente no pase nada, al menos a corto plazo. Pero es evidente que estamos abonando el terreno para que cualquier mala planta pueda crecer. 
Así que vamos a reservarnos ese tiempo blindado al final del día para estar solos los dos y sin interrupciones.
 Sin hijos en medio sin pantallas. Sólo los dos y mirándonos a los ojos. Desaguando el uno en el otro. Eso si que es un seguro de vida para la pareja