AF2B3955-F7DA-44D9-9D68-12F059E5B314

Siguiendo un poco el guión de mi libro Enparejarte abordamos ahora el capítulo de la admiración o el respect que dicen los ingleses. Empezamos hablando de la mirada, porque importa tanto el modo en el que miras al otro…
A veces es él el que harto de ser el blanco de toda las críticas, como si todo lo que hiciera estuviera mal. Otras veces es ella la que siente que no hace nada bien, porque todo lo que recibe son comentarios negativos, críticas, todo alejado del reconocimiento.
Y el problema es que para él ella es su espejo, y para ella lo es él. Es decir, el eco de lo que yo hago me lo da como resuena en ella. Y ella percibirá lo que yo hago dependiendo de cómo me mire.
Por eso empezaba diciendo que todo depende de la mirada. Si miras con indulgencia, tratando de comprender, incluso a veces de justificar, lo que percibas será más positivo. Y por lo tanto el eco que devuelvas será también gratificante.
Quizás la comprensión hacia el otro empieza por saber que yo mismo soy muy limitado, y puedo hacer las cosas bastante mal. Este es el antídoto a la mirada severa, dura, exigente, que no pasa ni una.