450D1E8D-9BF4-4846-8A80-83626C217A9A

Está claro que no podemos ser un diez en todo, no podemos pretender ser top en nuestro trabajo siempre y al mismo tiempo estar siendo el padre, pareja o madre que deseamos ser.

Esto es una realidad que seguro que todos tenemos muy clara pero a la hora de la verdad ya se sabe, la cuerda se rompe siempre por el lado más débil, y el lado más débil sin duda es la familia.
El lado más débil porque parece ser quien va a estar siempre ahí, sin necesidad de mayor dedicación o esfuerzo. Del trabajo nos pueden echar, podemos perder esa promoción si no damos el doscientos por cien. Ya pasará esta racha y entonces si que dedicaremos a nuestra familia el tiempo y energía que merece.
Nos equivocamos al actuar de este modo, consciente o inconscientemente.
Así no vamos a encontrar la felicidad. Ni la vamos a dar a quienes más queremos.
“Mira, cuando te mueras los que te van a recordar y a llorar con mucho cariño serán tus familiares cercanos, tu pareja, tus hijos, tus hermanos…
Tus clientes, tus jefes, tus proveedores, tus socios… Tendrán un duelo corto, corto, en el mejor de los casos. Así qué mira a ver donde tienes la proa”
“Ya, ya…pero hay que pagar las facturas y la hipoteca y  además si aflojo ahora me quedo fuera de juego y ya no hay nada que hacer que las cosas están muy mal… ”
“Que si, que si, que lo que quieras, pero mira dentro de ti y luego mira alrededor…
¿No te parece que seguro que te estás perdiendo algo importante en casa?”

” ¿ Y de verdad crees que vale la pena? “