46835C04-1599-446D-935C-1FA3435A252D

Somos distintos. Eso está a la vista, pero también en lo que no se ve, pero que se manifiesta con tanta frecuencia como nuestro modo de comunicar. Y eso en la relación de pareja tiene un peso enorme, porque el producto final de la comunicación es nuestro encuentro, nuestra mayor conexión e intimidad, y claro si los dos están buscando ese producto final pero lo hacen desde modos tan distintos que no se encuentran, tenemos un problema, más bien tenemos un desafío, que es el de adaptarnos el uno al otro.
No vale justificarse diciendo:
“ es que yo soy así, ya me conoció así de vehemente en mi modo de comunicar”
o “ya sabes que soy así de parco reservado”.
Pues no, partiendo de la base de cómo somos, debemos salir al encuentro del otro, cambiando lo que haga falta nosotros, al menos esforzándonos por hacerlo. Eso es un aspecto fundamental del modo de acercarnos el uno al otro. La diferencia es enorme.
“El otro día estuvimos hablando de un tema que en otro momento hubiera traído cola y sin embargo gracias a que moduló mucho mejor voz y la manera serena de planteármelo todo se desarrolló mucho mejor.”