Como eco de un directo es frecuente que me escribáis diciéndome cosas como:
“Mi pareja no piensa que tengamos ningún problema pero yo no puedo más”
“Dice que si quien estoy mal soy yo que busque ayuda para mi”
Es frustrante y lo entiendo pero no hay más solución que la de siempre: Hablar, hablar y transmitir lo que llevas dentro, con todos sus matices y pidiendo comprensión.
No soy de clichés, en absoluto, pero esa postura del “avestruz” que hace como que no ve, o que directamente no quiere ver, es mucho más frecuente entre ellos que entre ellas. El análisis del por qué nos llevaría muy lejos, mucho más de lo que da de si un post, pero la realidad empírica es esa. Quizás porque muchas veces a ellos les cuesta más abrirse y hablar de emociones, quizás porque ellas son más exigentes con su vida de pareja porque son más relacionales en general, quizás sobre orgullo para admitir las dificultades en este terreno…
Lo que sea, el caso es que yo animo a arrancar buscando ayuda aunque sea uno solo, con eso, con lo que uno pueda mejorar ya mejora buena parte de la pareja. Y además, la otra parte, la que no ha venido, muchas veces se suma al proceso. Y desde luego toma conciencia de la seriedad del tema.
“!Cómo debes estar para haber acudido a un despacho profesional!”
De verdad que es mucho lo que se puede ganar. ¡os lo puedo asegurar!
Feliz semana