Es impresionante la capacidad que tiene el ser humano para perdonar.

Es una grandeza interior de la persona que es capaz de ver más allá de los hechos objetivos que son sin duda ofensivos, y quedarse con la persona, con la persona que los ha cometido. Y por amor mirar fijamente a los ojos a esa persona y decirle te perdono.
Yo me descubro y me admiro ante la categoría humana de tantas personas que trato en mi despacho y que demuestran esa capacidad.

Aunque cueste, porque cuesta mucho. En ocasiones es ir contra uno mismo y lo que te dice tu cabeza y en otras ocasiones es ir también directamente contra los consejos de tantas personas, que te quieren, y en su afán de quererte proteger, pueden poner mas el acento en una actitud alejada del perdón…
He sido testigo de tanto perdón y de haber perdonado TANTO!!
Yo mismo no sé si sería capaz de perdonar con tanta generosidad, pero tengo la suerte de tratar a personas grandes que me enseñan muchísimo, ojalá se me pegue! Y si llega a la situación en la que ponga a prueba mi capacidad de perdón, espero estar a la altura de tantos maestros como he tenido.
Y tú, ¿querrías compartir alguna experiencia con el perdón que seguro que nos ayuda y nos inspira a todos los demás?
Muchísimas gracias por adelantado y muy feliz semana!