Juntos sumamos mucho más que dos
 Estar juntos nunca debe suponer reducir el mundo de relaciones de él y ella. Si quieres a una persona le debes facilitar que haga crecer
sus relaciones personales de amistad, de familia…Porque le aportan, le hacen más persona y además más feliz, y eso es lo que tu buscas, ¿verdad? 
Esto es especialmente importante cuando se trata de su familia de origen. 
No es infrecuente que surjan rivalidades, diferencias, dificultades y conflictos. De alguna manera diría que es natural, porque la convivencia se vuelve más o menos estrecha y el invitado a la familia ni es como ellos, ni ve las cosas como ellos, ni falta que le hace. Y así surgen  matices y comentarios, que pueden convertirse en agravios. 
No caigas en la trampa. Mira a su familia con cariño, ten en cuenta que para tu pareja son muy muy importantes. Los lleva muy 
dentro de su corazón, por eso debes ejercer al máximo la 
comprensión. 
Y si ves que tu pareja tiene algún problema con sus padres o hermanos… trata de apoyar, de resolver, en definitiva de sumar, nunca restar y menos dividir.
Te lo agradecerá, y mucho. 
Acuérdate: lo haces por amor. Y a veces cuesta.