El otro día fui a dar una vuelta con mi mujer por varios puntos de venta de libros y me dio mucha alegría ir encontrándome enparejarte. Lo que me sorprendió fue que en El Corte estaba en la sección de psicología y en la de sexología. Sexología ciencia que estudia la sexualidad… Sexualidad condiciones anatómicas…apetito y propensión al placer carnal…. Todo esto lo dice la Real Academia Española de la lengua. 

Aunque hay un capítulo entero de los cuatro que tiene el libro que está dedicado a la afectividad, creo que lo que debe haber en una pareja sana es mucho más que sexo. 

Y pensaba en lo inundados que estamos de referencias a lo estrictamente sexual  Y en qué medida eso puede afectar a la vida de pareja. 
Ésa entronización del orgasmo nos puede llevar a reaccionar así:
–  desde luego cómo está la peña!!  Menos mal que nosotros somos bastante más normales!!
Y efectivamente ser normales nos lleva a poner el sexo en su sitio. Pero no olvidemos que su sitio es un lugar de primer orden. 
Debemos cuidar nuestras relaciones sexuales mucho, debemos poner cariño delicadeza e interés. Debemos hablarlo siempre que haya algo que comentar. 
No podemos olvidar que para nosotros ese modo de querernos es el valor añadido.  Lo que no entregamos a nadie más. Ese lubricante que hace que toda la maquinaria funcione.