C974B6D3-90D4-42F7-B6E9-E81E54FEF01E

Ayer estuve en una sesión sobre el perdón y me hizo pensar:¿por qué a veces parece imposible llegar a perdonar? a pesar de haber hecho todo el recorrido de hablarlo, pedir perdón, manifestar la rabia y el dolor, tener claro que no se puede volver a repetir,…
Y pensando en situaciones vividas por las parejas que trato en el despacho, se me presentaban dos posibilidades:
La primera tiene que ver con la personalidad del ofendido. A veces la persona que no consigue perdonar tiene un patrón interno de exceso de rigor. Una alta exigencia, que lleva a no poder comprender, empatizar con los errores ajenos. La persona ofendida siente como si al perdonar estuviera abdicando de sus principios y cediendo ante las debilidades y errores del que tiene enfrente. Muy comprensible, pero no es así. Sencillamente está saliendo al encuentro de la manifestación de la debilidad humana. Y eso también te hace a ti más humano.
La otra razón tiene que ver con los sentimientos. La falta de amor lleva a no ser capaz de perdonar, es como si sobrara dureza y faltara cariño. Porque a pesar de que cuando el amor es muy grande la ofensa del amado duele más y parece que podría hacer más difícil el perdón, lo cierto es que muchas veces veo que el dolor de poder perder ese amor es aún mayor que el dolor causado por la ofensa.
Y por eso decides perdonar.