59661ACE-428F-4B86-867B-BBEC38E169C1

“ Salimos todos los fines de semana con grupos de amigos, tenemos varios, y cuando estamos con amigos estamos bien, relajados. Pero eso si, si nos quedamos solos, o si llegamos antes y estamos esperando, estamos hasta casi tensos, desde luego sin nada de qué hablar. Y por supuesto, de risas nada.”
Eso contaba Macarena, haciendo referencia a lo positivo que resultaba estar con amigos, porque suavizaba la tirantez que sienten ellos y  porque llenaba el vacío que tenían en definitiva.

Si lo piensa bien, ella misma se da cuenta rápido de que muchas veces los amigos sobran, tiene que haber tiempo y espacio para los dos, justo para destensar, para llenar juntos ese vacío que se ha ido generando.

“Afortunadamente no paramos de hacer planes, así que estamos siempre entretenidos, nosotros dos solos nada de nada. A mí personalmente no me apetece nada, cuando estamos en grupo todo bien, hasta encuentro que es divertida y ocurrente, pero no se me ocurre plantear algo los dos solos. Hace mucho, mucho tiempo que eso no ocurre. Más o menos el mismo tiempo que llevamos teniendo relaciones sexuales absolutamente anecdóticas.”
Jaime no es que esté contento en absoluto con la situación, lo que pasa que tampoco quiere romperla, le da mucha pereza, resulta muy cuesta arriba pensar ahora en romper el hielo y hacer una propuesta para estar los dos solos, juntos, cree que no tendrían ni de qué hablar.
Hace una referencia cruzada al secano en el terreno afectivo Sexual, en paralelo a la falta de ocio para los dos. Y es que puede estar muy relacionado. Estar fuera arreglarse, salir, verse en otro entorno es una forma muy estimulante de facilitar el acercamiento y el encuentro sexual.
En fin, que una cosa y otra están muy relacionados.

Es importante pasarlo bien fuera de casa juntos y solos, para pasarlo bien también dentro de casa, juntos y solos.