IMG_0590

¡Qué difícil es esto de la asertividad! Ya sabes, decir lo que piensas y lo que sientes al otro, a veces sobre el otro, pero sin herir, sin atacar, sin buscar guerra.
Cuesta mucho y en la intimidad de la pareja, a veces más. Como si nos cuidáramos más a la hora de decirle a nuestro jefe o sencillamente al responsible del seguro de la casa lo que pensamos porque queremos cuidar esa relación porque sabemos que nos jugamos bastante. ¡Mira que si no suben la prima o nos deniegan la renovación!
Entre los dos lo importante es hablar en primera persona, y evitar emplear el “porque tu!!”acusador.
He estado pensando, me he dado cuenta, necesito que sepas…

Hay que manifestar necesidades, carencias, anhelos, ¡no reproches!!
Y ya sabes que hay que buscar el mejor momento, saber esperar y hacer esperar, si es necesario.Es mejor salir corriendo que afrontar una conversación acalorada en mal momento.
Pero eso si…No acumuléis conversaciones sin cerrar, esas que terminan con un portazo, levantándose del sofá, etc. Sensación de inacabado y de que algo no bueno se está acumulando y eso no puede ser. Tenéis que pinchar el globo.