image

¿Por qué a veces la familia del otro supone un obstáculo en nuestra relación de pareja?
La respuesta es muy sencilla: porque uno de los dos se está equivocando en el manejo de esa relación. Cuanto antes se de cuenta y rectifique mejor.
Recibo parejas que están sufriendo mucho por este tema, porque la familia de uno de los dos está teniendo una presencia excesiva, o está siendo protagonista de acontecimientos poco afortunados. La clave fundamental ante estos casos es que ellos dos son pareja y familia nuclear, y deben fortalecer ese núcleo frente a todo y a todos. Incluyendo la familia de origen, si fuera necesario. Aunque resulte duro o incomodo.
Este es un tema que tiene su cara y puede tener su cruz, la cara es el hecho de que tenemos un tejido familiar estupendo en el que padres y suegros nos ayudan de mil maneras, pero también tiene su cruz a veces cuando se producen estas interferencias no deseadas, y él o ella no saben poner a cada uno en su sitio.
Fundamental hablarlo a fondo, darle un voto de confianza a aquel de los dos que no ha sabido o no ha podido ubicar a su familia de origen en su lugar.
Y sobredosis de unión entre los dos, de delicadeza y de autonomía. Vuestros padres lo que quieren es vuestra felicidad como cualquier buen padre o madre. Y vuestra felicidad radica en saberos poner el uno al otro siempre en el primer puesto