La semana pasada hablábamos de modos de activar la reconexión cuando nos hemos descuidado un poco y nos hemos perdido de vista, y os recomendaba tres cosas.

Pero a veces cuando nos planteamos retomar esas salidas a cenar, o si nos tomamos en serio lo de tener un rato al final del día para hablar, a veces hasta nos podemos preguntar de qué hablar o cómo hablar. Por eso hoy las tres pistas se refieren al modo en el que es bueno comunicarse con tu pareja y lo quiero concretar del siguiente modo:

Escucharos!!, preguntándole por qué, interesándote de verdad. Creo que esta es la verdadera clave de la buena comunicación, mostrar interés por lo que dice el otro, tratar de verdad de atenderle y entenderle, a pesar del cansancio, a pesar de la falta de interés incluso, porque si muestras interés es porque respetas y valoras lo que te está diciendo, no necesariamente porque te entusiasme ese tema. Una vez más se trata de salir de ti mismo para hacer la vida más agradable al otro.

Hablaros siempre con respeto. Cuidando mucho las formas. No podéis perderlas, no debéis perderlas nunca y si ocurre pues ya sabes: pedir perdón de verdad de manera sincera y poner todos los medios para que no vuelva a ocurrir. Vuestra relación es de muy largo recorrido verdad? Para toda la vida y por eso debemos cuidar nuestras formas toda la vida para no caer en el trato desagradable y descuidado.

Elegid el momento adecuado y daros tiempo… A veces la colisión se produce sencillamente porque no hemos elegido el momento adecuado, quizás el otro estaba enfrascado en cualquier otro tema que le tenía absorbido y tu desembarcas con algo que te parece urgente y que no puede esperar. Craso error, precisamente si lo que traes entre manos es importante hay que buscar un momento privilegiado, un momento de calma en el que podáis tener los dos la atención centrada absolutamente en lo que habláis.